Imagen 15/32
Isabel Pantoja realiza una llamada al programa 'Supervivientes' para mandar ánimos a su hijo, aquejado de gota: 'Kiko, mi vida, no abandones'

Isabel Pantoja realiza una llamada al programa 'Supervivientes' para mandar ánimos a su hijo, aquejado de gota: 'Kiko, mi vida, no abandones'

El paso de Kiko Rivera por esta edición del programa Supervivientes está siendo más duro de lo que el hijo de Isabel Pantoja podría haber imaginado. Unos fuertes dolores provocados por la enfermedad de gota que padece desde hace ya 10 años han minado sus fuerzas y también sus ánimos, por eso Kiko se planteó renunciar a esta aventura. Ayer el protagonista de Torrente 4 tenía que decidir si abandonaba la isla o continuaba en el reality y tras recibir la llamada de su madre y de su hermano, Francisco Rivera, Kiko decidió quedarse. Viendo el bajo estado de ánimo de su hijo, Isabel Pantoja no dudó en entrar a través del teléfono al programa para mandar fuerzas a Kiko, quien muy emocionado escuchó con atención cada palabra de su madre. Orgullosa de su hijo, Isabel le dijo: "Hola cariño mío, escúchame y luego me respondes. Mira, quiero decirte que estoy muy orgullosa de tener el hijo que tengo, tan maravilloso. Quiero decirte que todo el mundo te quiere por lo buena persona que eres, que quizás no hayas podido demostrar lo buen superviviente que serías si no tuvieras ese problema. Pero Kiko, no te voy a decir que te quedes porque sé como te duele, pero sé que tú soñabas con estar en ese lugar. Yo no quiero que tú sufras ni lo pases mal, pero sí te digo también otra cosa, Francisco espera hasta que te lo diga el médico, hasta que tú ya no puedas, mi vida. Eres un niño que está todo el mundo contigo, que te queremos, yo no quiero que ganes, yo lo que quiero es que tú elegiste ir, a pesar de que yo te dije que no, yo no te dejaba, pero era tu ilusión estar ahí. Sé que va a ser bueno para ti quedarte, porque tienes a unos compañeros maravillosos, estás aprendiendo mucho y vas a volver con una manera de pensar totalmente diferente de la que tenías cuando llegaste. Si me dices que no estás bien de verdad, entonces te vienes". Tras estas y otras palabras, a Kiko, quien cerró la conversación con un "Te quiero mamá" decidió quedarse en Honduras, al menos hasta el lunes.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie